Gente que sigue mi sonrisa...

10 feb. 2014

Nadie es como tú, eres como nadie.

Que no es más fuerte quien mejor disimula su dolor ni más feliz quien más sonríe. Que nadie es perfecto, pero todos tenemos a alguien que es su prototipo. Que nada es para siempre, pero nunca digas nunca. Que nadie nunca estará para siempre y que solo tú estarás siempre contigo. Que esto suena triste, pero es la realidad y no es triste, ¿Qué hay más bonito que ser autosuficiente? ¿Más bonito que ser tú tu propio dueño? Creo que nos tenemos infravalorados a nosotros mismos. Para mí, los míos serán siempre mi prioridad, pero he aprendido que antes de todo eso voy yo,  que hay mucha gente que me quiere, pero es gracias a que yo me quiero, porque nadie quiere a alguien que ni siquiera se quiere a sí mismo; vivimos en una sociedad tan sumamente egoísta que no miramos más allá de nuestro propio ombligo y así nos va, con nuestros besos sin amor, nuestras sonrisas falsas, nuestros abrazos por compromiso, nuestras palabras necias y nuestros oídos sordos. Pero ya ves, aquí se suele decir que si no puedes cambiar el mundo, amuéldate a él y simplemente, haz tu pequeño mundo dentro de este. Se dice que seas tú mismo,  que todos los puestos ya están cogidos. Me hace gracia. Como si viviésemos en una obra de teatro, como si tuviéramos un guión aprendido y nos diera pánico salir a actuar. En cierta manera sí que es así, siempre solemos tener en cuenta que cuando conocemos a alguien se sonríe, que según el sitio donde estés das uno, dos o tres besos por cortesía y que hay que reírse hasta de los chistes malos que te cuentan. Eso está muy bien, pero tenemos tan asumido que hay cosas que se hacen por costumbre que a veces se nos olvida ser nosotros mismos, se nos olvida dejar un pedacito de nosotros en cada persona, o simplemente dejar que cale en nosotros cualquier palabra de ánimo que nos ayude a seguir. A veces confundimos eso de ser independientes con no aceptar la ayuda de nadie, y no es así; ser independiente consiste en ser capaz de cuidarte a ti, sin que nadie llegue a ser totalmente imprescindible en tu vida, consiste en saber que pase lo que pase, tú mismo vas a estar contigo, saber que vas a tener a los de siempre, pero tener presente que nunca estarás solo porque siempre estarás tú contigo y no hay más; consiste en dejar que te presten ayuda, pero ser capaz de hacerlo sin ella o ser capaz de pedirla cuando te sientas perdido. Que la ayuda sea una opción, pero nunca algo imprescindible, eso es. Ser autosuficiente es ser capaz de querer a una persona en tu vida pero no atar tu vida a esa persona. Parece que esto lo esté diciendo yo, pero supongo que he sabido esto durante mucho tiempo y no lo he puesto en práctica, como suelo hacer. Típico en mí pero ¿sabes qué? Que también dicen que nunca es tarde para cambiar, o al menos nunca es tarde para ser tú, ¡o qué se yo!. Ten presente que si es tu vida, tú decides cuando es tarde, cuando puedes y cuando quieres, que eres tú quien te conoce mejor que nadie, por tanto eres tú quien te puede aplaudir, juzgar y corregir tus errores cuando, como donde y con quien quieras, que nunca es tarde para empezar de nuevo, que si es tu vida mandas tú. Que lo mejor de ti es que nadie es como tú, lo mejor de ti es que eres como nadie.
María.

6 comentarios:

  1. OLEEEE!!!!!!
    Precioso, además de ser la pura verdad!!!!
    Increible!!! *-*

    Un beso! ;)
    http://myworldlai.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Tienes toda la razón, me encantan los textos como este, porque recuerdo que hubo un tiempo en que yo ignoraba todo esto, y cuando lo descubrí fue hermoso. Me encanta que las persona lo descubran.
    Besos ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, ten presente que nunca estarás sola porque tú misma siempre estarás contigo. Besos!!

      Eliminar
  3. Pásate por mi blog cuando puedas, tienes un premio!!! ^^

    Un beso! ;)
    http://myworldlai.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Entradas populares