Gente que sigue mi sonrisa...

25 nov. 2015

El continuo problema de la vida

Toda la vida buscándole un valor a la incógnita continua que a veces resulta la vida para resolver todos nuestros problemas y poder medir con una balanza la importancia de todo lo incontable.
¿Quién quiere más a quien? ¿De verdad quieres saberlo?...
Nos empeñamos en sumar momentos que van restando segundos al contador del tiempo de nuestras vidas y no nos damos cuenta de que no podemos vivirlo todo aunque a veces queramos dividirnos y que se multipliquen todos por cero.
Sí, exactamente eso. Dejar de buscar nuestras raíces en otra persona y dejar de buscar nuestra otra mitad ¡no podemos elevarnos al cuadrado! aunque si por mi fuera me elevaría a la esfera... terrestre.
A veces todo resultan ser ecuaciones sin solución y quizás la única constante sea el tiempo que como ya he dicho siempre resta.
¿Por qué ese miedo a los números periódicos? ¿Tenemos miedo a no ver el final?
Puede que la solución a todos nuestros problemas esté en nuestras propias raíces, nuestros principios y valores, aunque estos no sean un número exacto.
No podemos resolver lo irresoluble, señoras y señores...
Perseguimos una fórmula maestra que nos solucione la vida cuando somos nosotros los que decidimos cada día ser negativos. ¡No vemos que podemos situarnos a la derecha del cero por una vez, joder!
Así que dime tú, sin basarte en el famosos triángulo de Pitágoras
¿Dónde estás si no es en la solución?

María Penella

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares