Gente que sigue mi sonrisa...

15 dic. 2015

Hacía ya tiempo que superé lo nuestro. Que te superé.
Pero aquella mañana me desperté y fue un dolor en el costado lo que me hizo caer en la cuenta de que no ibas a volver y no estarías para volver a abrazarme mientras dormía. No era nada más real que aquello que sentimos sin poder evitarlo, era como romper por la mitad cada momento del que fuimos protagonistas.
Y lo único que me queda es mentirme a mí misma una y otra vez intentando converncerme de que eres agua pasada aunque no pares de lloverme; empiezo a pensar que mi único plan a largo plazo es quererte a distacia, perdida entre la gente y mirandote de lejos imaginandome cerca de ti.
Y vuelve a sonar en mi cabeza nuestra canción para terminar de romper los recuerdos, aunque pensándolo bien no sé si mi subconsciente pretendía recomponer las piezas de nuestra historia y cambiar ese punto y final por tres puntos suspensivos. No sé qué debería pensar ahora, el frío de mis labios preguntan por el calor que le daban los tuyos y mi cama ya no quiere más mantas que la calienten si no estás tú para dormir conmigo.
Ahora que el frío quema y el duelo se presenta en mi puerta sin perdir permiso para entrar, hoy que el olvido decirde irse de mi lado, me pregunto porqué el recuerdo no se atrevía a dolerme tanto ayer y decide hacerlo hoy... Parece que me ha vuelto a arañar la cara la garra que tiene el pasado y tu silueta vuelve a rondar por mi cabeza como si de un sueño se tratase. Ojalá supiera si piensas en mí ahora que tu cuerpo vuelve a mi mente como un flashback, ojalá tuviera la certeza de que sigo siendo especial para ti. Ojalá tu cama me echara tanto de menos como la mía te añora a ti.
Y es que si cada día fuera una nueva vida yo hoy no tengo ganas de nacer si no es para volver a conocerte y colgarme de tus clavículas una vez más como si después de ellas sólo existiera el abismo que me tienta cada vez que te paseas por mis pensamientos. 
Puede que algún día vuelvas, puede que algún día me busques entre la gente y busques mi mirada en los ojos de otras personas. Sólo me queda esperar que vuelvas a por mi, aunque no esperes que te espere volver... 
No llegues tarde.
Si me preguntan por ti volveré a decirles que hace tiempo que superé lo nuestro.
Que te superé.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares